La tercera propuesta es la más disruptiva y experimental de las tres. Partimos de una tipografía estilizada y ponemos el acento en la B, dándole una forma orgánica inspirada en las “waveforms”. En esta propuesta, utilizamos una miscelánea que complementa el sistema gráfico y sus aplicaciones.

Usamos el término miscelánea para designar a aquellos otros elementos que pueden intervenir en una composición o en una pieza determinada, en convivencia con el texto y las imágenes, y que compositivamente juegan un papel esencial en la organización de la información.